Durante más de 80 años, la cajita amarilla de Maizena® formó parte de la vida de las personas.

Su relación especial con las consumidoras empezó con los famosos recetarios, que contenían innumerables posibilidades de uso para Maizena®: en pastas, salsas, panes, verduras, carnes y mucho más.

 

 

Son estos secretos pasados de generación los responsables de la tradición centenaria de Maizena®. Hoy se la recuerda siempre a la hora de preparar papillas, dulces, salsas e inclusive en recetas saladas.

Y tu secreto... ¿Cuál es?

ChewyOatmealChocolateChipCookies.tif

 

Maizena® también ayudó a las personas a crecer más fuertes y sanos: como no existían productos específicos para los niños en el mercado, las madres le daban esta a sus hijos de varias maneras, como papillas, chuños, postrecitos y alfajores. Además, ése fue el tema de la primera campaña de la marca: “Solo Maizena® cría niños sanos, fuertes, alegres y robustos, por ser el alimento más nutritivo y fácilmente digerible".

De esta forma, Maizena® se convirtió en un sinónimo de alimento sano, y hasta hoy, es un verdadero aliado de las madres. Las ayuda a que sus hijos crezcan fuertes y estén siempre llenos de energía.